LOS BARCOS EN EL PUERTO ESTAN A SALVO....PERO NO SE HICIERON PARA ESO"

 

     Los barcos se hicieron para navegar. Para surcar las aguas, serenas y tormentosas. Para alcanzar otro lejano puerto. No importa lo que cueste. Solamente los barcos demasiado viejos y deteriorados tienen que permanecer en puerto, sirviendo para otras cosas o esperando el desarmadero.

    La vida también es así. Tiene sus placeres pero también sus riesgos, (como decìa Ralph Emerson "Tan pronto como hay vida, hay peligro" y hay que saber afrontarlos con valentía.

    Esta plegaria para pedir valor en los distintos momentos que la vida nos presenta nos ayudará a superar los escollos:

 

 

    Señor, no soy ningún superhombre que soporte todo sin protestar.

    Bien sabes hasta dónde llegan mis fuerzas.

    Crèeme Señor, no es que quiera disculparme o pretenda huir de mi realidad.

     Lo que más te pido es valor para luchar.

    Señor, no permitas que sea cobarde ante las dificultades del diario vivir, ni que vacile ante el        cumplimiento de mi deber.

    Guárdame de dramatizar las situaciones difíciles para que pueda realizar mis tareas con paz y serenidad.

    Fortalece la rectitud de mis intenciones, proyectos y acciones.

    Transforma mi pasado de amarguras en un presente positivo de rica experiencia. 

    Confío en tu auxilio, Señor, para no desfallecer de miedo ante los fantasmas del peligro. 

    Protégeme con tu fuerza en medio de la lucha.

    Señor, permíteme combatir hasta el fin con alegría, sin jamás perder la fé.

    Amén

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now